Domingo de Soto (1494-1560)

Domingo de Soto (1494-1560), a través de su obra «Deliberación de la causa de los pobres», desafió las propuestas de Vives en un tono enérgico y beligerante. Este dominico nacido en Segovia en 1495 y discípulo de Francisco de Vitoria, abordó la cuestión de la pobreza en un contexto en que las autoridades civiles estaban comenzando a intervenir en el tema.

Su obra, en contraposición a la de Vives, se presenta con una vivacidad y firmeza sustentadas por su profundo conocimiento teológico. Mientras Vives abogaba por la intervención pública y la reestructuración de la asistencia a los pobres, Soto defendía la tradicional noción de que la caridad y la asistencia eran cuestiones religiosas y de conciencia, no de intervención civil.

Soto rechaza la idea de restricciones a la mendicidad y al control de la pobreza, considerándolas humillantes y discriminatorias para los necesitados. Él sostiene que la asistencia a los pobres es un acto de virtud cristiana y debe ser una cuestión de conciencia personal, no un mandato gubernamental.

Una de las principales diferencias entre Vives y Soto radica en la concepción de la mendicidad. Mientras Vives abogaba por limitarla y promover el trabajo obligatorio, Soto defendía la libertad de mendigar y rechazaba la restricción de movimientos para los pobres.

Soto también sostenía que la limosna personalizada, otorgada por compasión y no por imposición legal, fomentaba sentimientos de caridad y misericordia, incentivando así la práctica de la virtud cristiana. Además, argumentaba que los propios pobres eran más eficientes en satisfacer sus necesidades que las instituciones.

Domingo de Soto (1494-1560).

Si bien sus enfoques diferían radicalmente, Vives y Soto contribuyeron a conformar las dos tendencias fundamentales en el debate sobre la mendicidad y la pobreza. La visión de Vives sentó las bases para el co

Referencias

  • Alemán Bracho, C.., Alonso Seco, J.M.. and Fernández Santiago, P.. (2010) Fundamentos de servicios sociales. Valencia: Tirant lo Blanch.
  • ChatGPT

Deja un comentario